Mip Agro Ltda.

Soluciones innovadoras para el desarrollo, protección y nutrición vegetal, enfocadas a mejorar la calidad de los cultivos, respetando al máximo el medio ambiente, a los agricultores y consumidores.

icon_widget_image Parcela 19 Lote A1-2, San José de Las Mercedes, Requínoa, VI Región. icon_widget_image (+56 72) 2585 210 (+56 72) 2553 696 icon_widget_image contacto@mipagro.cl
  /  i+d+i   /  Evaluación de efectividad de Actium® como precursor de la coloración en Manzano (Malus domestica)

Evaluación de efectividad de Actium® como precursor de la coloración en Manzano (Malus domestica)

Uno de los principales atributos exigidos por el mercado frutícola es una óptima coloración de los frutos.  En muchos mercados y países no logra cumplir con esta exigencia provocando su rechazo. El departamento de I+D de Grupo Agrotecnología ha trabajado durante 3 años en el desarrollo de Actium®, bioestimulante de acción fisiológica que actúa como precursor de la coloración de los frutos. Aquí exponemos los resultados de uno de los ensayos realizado en Chile en manzano (Malus domestica) cv. Cripp´s Pink o Pink Lady.

El manzano es un frutal de especial importancia en Chile, ocupa una superficie de 37.206 hectáreas, 29.698 roja y 7.508 de verde, (Odepa, 2014). A la manzana de exportación en Chile se le exige una elevada calidad (p.ej., óptima coloración, intensidad y brillo). El desarrollo del color es el principal limitante para aumentar el rendimiento exportable de este cultivo. Este problema se da en muchas  variedades, los mercados demandan un mayor desarrollo del color en superficie y en intensidad.

Precursores del color en las manzanas

Los antocianos son pigmentos hidrosolubles que se hallan en las vacuolas de las células cuticulares vegetales y que otorgan el color rojo, púrpura o azul a las hojas, flores y frutos. Específicamente en manzanos es un tipo de antocianinas denominadas Idaeina (3-Galactosido de cianadina) encargada de dar la tonalidad roja a cierto tipo de manzanas.  Su generación depende fundamentalmente de varias reacciones como la fotosíntesis, glicólisis, ciclo de pentosas, fosfatos y cianidina. Esta última es el precursor inmediato de la idaeina y deriva del ácido fenilpiruvico.

Variables que influyen en la formación de color

La variedad es uno de los factores más importantes que influyen en la formación del color en la manzana, cada especie tiene un color, intensidad y brillo  diferente. Por otra parte, mientras hay variedades que tienen dificultad para alcanzar su coloración óptima, hay otras que la alcanzan fácilmente.

Los factores climáticos cobran especial importancia en este sentido. Para la formación de color es necesaria una oscilación térmica ente el día y la noche.  Las temperaturas elevadas reducen la formación de carbohidratos, necesarios para la síntesis de precursores de la idaeina, en concreto, inhiben la enzima catalizadora de la formación de cianidina, denominada liasa.

La luz es otro factor clave. La cantidad de luz ultravioleta (UV) y luz roja recibida por el cultivo es fundamental para conseguir el desarrollo de la coloración. Elevadas altitudes presentan mejor cantidad y calidad de luz.

La nutrición también es importante, un exceso de fertilización nitrogenada produce un incremento de follaje en la planta que sombrea el cultivo. Además, el crecimiento vegetativo requiere de la síntesis del aminoácido fenilalanina para la formación de proteínas, entrando en competencia con el uso de dichos aminoácidos para la síntesis de antocianos. Por otra parte, si existe elevado nivel de nitrógeno amoniacal, el ácido fenilpiruvico puede desviarse a la formación de enzimas estructurales.

El potasio actúa como cofactor en las reacciones precursoras de la idaeina. Para obtener un buen color, el manzano debe tener un adecuado aporte de potasio.

Modo de Acción de Actium®

Actium® ejerce una acción fisiológica y no hormonal sobre el cultivo, por lo que no acorta la vida útil del fruto. Actúa directamente sobre el cloroplasto, manteniendo la estructura y la función de las membranas tilacoidales y regulando el nivel de los productos de oxidación, equilibrio redox.

Como resultado se mejora la tasa fotosintética, aumentando la síntesis de hidratos de carbono que rápidamente se dirigen a los órganos de reserva, frutos, estimulando la formación de pigmentos de color.